Mes: abril 2017

HABLAMOS EN EL GRAMÓFONO CON PAU DONÉS, NOS PRESENTA SU NUEVO TRABAJO, 50 PALOS; DISCO, LIBRO Y GIRA.

Posted on Actualizado enn

50 palos1

50 palos es un resumen de la carrera artística de Pau Donés, un doble álbum, libro y gira. Este doble álbum contiene 21 temas de éxito del cantante y uno inédito, tratados de una manera intimista sin estridencias, con unas adaptaciones extraordinarias, con el piano como principal protagonista influenciado en alguno de sus temas por el sonido  Latín Jazz. Un diálogo perfectamente empastado entre los instrumentos y la voz de Pau. Versiones que difieren mucho del ritmo de los tema originales, con sonidos que te llegan a emocionar. Desde la flaca con un trió maravilloso que se establece entre la voz de Pau, el piano y la trompeta en la que se va incorporando la percusión. Agua y dos días hay en la vida con la influencia de esos ritmos cubanos que tanto le gustan al cantante o la extraordinaria adaptación de su éxito Bonito a ritmo de swing. También me gustaría destacar la canción “Hoy no soy yo”. 21 temas de éxitos, aunque parecen nuevas canciones por su naturalidad, por sus ritmos y adaptaciones y por la sinceridad y sentimiento con las que están interpretadas. Tan solo hay una canción inédita, Humo, un gran tema en el que Pau expresa su sentir con respecto a su enfermedad triste, realista y dura pero cargada de sentimiento, una gran canción “a nada le tengo miedo,  a nada le tengo fe”

La verdad es que este reaparición nos trae un retorno donde el músico nos muestra en este trabajo lo mejor de sí mismo con un recorrido por sus 20 años de éxitos, desde una perspectiva diferente, que a mi particularmente, me ha gustado mucho, además a partir de ahora se presenta una gira vertiginosa por España y América que a buen seguro dará mucho que hablar desde el punto de vista artístico.

50palos 2

ENTREVISTA

En primer lugar agradecer hayas accedido a esta entrevista en El Gramófono, para nosotros es un auténtico honor.

¿Cómo ves la vida desde los 50 años?

Mucho mejor que desde cualquier edad anterior. De la vida que he tenido no me puedo quejar en absoluto, pero estos 50 están siendo estupendos

¿El título de 50 palos se refiere a la edad ó también a los palos recibidos en tu existencia?

A la edad. 50 palos, 50 años, 50 otoños (nací en octubre) llenos de grandes cosas, entre las que, como en la vida de cualquiera, también ha habido algún palo que otro. 50 palos que ahora se reflejan en un disco, un libro y una gira. Quien quiera saber de que han ido estos 50 años de vida de Pau Donés, ahí tiene la información.

Aunque no queremos escudriñar el contenido de tu libro ¿Cómo y en qué momento nació en ti la pasión hacía la música?

El día en que nací. Salí con esa tara (y muchas más), la de la música. En el disco 50 Palos hay una foto en que aparezco con menos de un año de vida y ya un disco en la mano. No sé si aprendí antes a cantar que a hablar, pero nací con esa vocación y de ella vivo. Soy afortunado por eso.

Eres un hombre de números, acabaste la carrera de económicas ¿nunca pensaste trabajar en un banco como tu padre o de ejecutivo en una empresa?

Efectivamente soy persona de números. Soy músico y la música es matemática pura. Para ganarme la vida he hecho de todo. Me licencié en economía, trabajé en un banco, una agencia de publicidad,….Pero mi destino ya estaba escrito: se llamaba escenario.

Creo que debes mucho a la flaca ¿Cuándo fue la última vez que la viste?

Hace 2 semanas en Orlando. En estos 20 años me han llegado 1000 fotos de mujeres que decían ser La Flaca. El otro día, en un restaurante de Orlando (USA), un músico con el que comía me enseñó una foto de una amiga suya que decía ser La Flaca. Y por fin era mi Alsoris. Me hizo una ilusión de la hostia.

Siempre te han atraído los ritmos cubanos, has cantado con el mismo Compay Segundo o Celia Cruz ¿Qué tiene Cuba y su música que tanto te atrae?

A mi y a cualquier músico, por muy rockero que sea. El conocimiento musical, la complejidad de sus ritmos. Entrar en el universo musical de cuba para un músico es como para un niño ir a Disneylandia.

En 50 palos versionas tus propios éxitos de una manera más pausada, tranquila e incluso diría yo más madura con tu voz al desnudo. Todos cambiamos con el paso del tiempo ¿Has cambiado mucho en tus gustos, forma de ser e inquietudes desde que empezaste hace ya más de 20 años?

No, muy poco. Y si lo he hecho ha sido para bien. La música, en estos 20 años me ha hecho mejor mejor músico y también mejor persona. 50 PALOS ha sido un ejercicio creativo muy gozoso e interesante. Lo hemos pasado muy bien destruyendo y reconstruyendo nuestras canciones más conocidas. Creo que el resultado ha sido muy bueno. Algunas de las versiones son ahora mucho más emocionantes.

Siempre he defendido que la soledad es necesaria aunque sólo algunas veces. He leído en alguna entrevista que te gusta la soledad. ¿Te sientes sólo en estos momentos?

Una cosa es la soledad y la otra sentirse solo. En el libro hablo de ello en un par de capítulos. Me gusta mucho la soledad en el sentido de estar solo. El sentirse solo es otra cosa bien distinta que no mola nada. Una cosa es la tristeza, y la otra la pena. La pena no mola nada.

Yo no soy músico, pero  me imagino la tensión que genera tanto los momentos previos a un concierto así como la propia actuación, aunque supongo que durante la misma el embrujo de la música te proporciona esa energía y una especie de estado de trance que saca lo mejor de ti mismo ¿Qué sientes después de una actuación de varias horas encima del escenario?

Díficil de explicar. Diría que una mezcla de varias sensaciones: placer, sosiego, excitación, cansancio,…Es un estado físico y mental en el que lo que principalmente te pasa es que te sientes bien, a gusto. No sé si consigo explicarme, pero por ahí va la cosa.

Ahora que empiezo de cero, que el tiempo es humo, que el tiempo es incierto. Son las primeras estrofas de la única canción nueva de este álbum. Un gran tema que retrata tu manera de ver la vida ahora. ¿Cómo ha cambiado tu forma de ver la vida antes y después de que te diagnosticaran el cáncer?

En nada. El cáncer no sirve para nada. Del cáncer no se aprende nada. Lo único es que al tener que quedarme en casa he tenido tiempo para volver a ser yo, y para preparar bien los 50 PALOS.  El cáncer es una enfermedad que más que enseñarte nada te da por el saco.

Siempre hay un lado positivo en todo ¿Hay algo positivo que hayas sacado de estos momentos difíciles?

No han sido tan difíciles. O dicho de otra manera, he tenido de mucho más dificiles. Al cáncer le dedico 5 minutos al día. El resto a vivir la vida, en positivo. Tenemos muchas cosas entre manos y quiero disfrutarlas al máximo.

Te veo con ilusión y ganas te esperan meses de duro trabajo ¿Cómo afrontas esta temporada de viajes y giras?

Tú lo has dicho. Con mucha ilusión y muchas ganas. Vivir es urgente y si además tienes cosas que hacer, pues perfecto. Hay una frase que precede al libro, que es: A la vida no hay que echarle huevos, hay que echarle ganas. Eso es lo que hago en este momento. Así lo hacía antes y así lo seguiré haciendo.

En 50 palos has elegido tus canciones de mayor éxito, aunque sé que es una pregunta difícil ¿Hay alguna canción a la que tengas una especial predilección?

A todas por igual, aunque “No te duermas” ha quedado de lujo.

¿Estas enamorado?

Constantemente

¿Cuáles son tus referentes musicales?

Más que grupos o estilos, canciones en particular. Todos tenemos una banda sonora que nos ha acompañado en nuestra vida. Si de algo estoy orgulloso y agradecido es de poder formar parte de la banda sonora de la vida de mucha gente

 En tu carrera musical has escrito canciones para Celia Cruz, Ricky Martín, has cantado con Luciano Pavarotti entre otros grandes músicos. ¿Con quién te gustaría cantar o que te queda por hacer en la música?

Es difícil responder ahora a esta pregunta. Lo que sí te digo es que auún me quedan muchas cosas por hacer. Mucha gente con la que compartir música, pero ahora, lo que toca es presentar los 50 PALOS en un montón de escenarios de España, Europa y América. Ahora toca escenario.

Eres músico, soñador, padre, enamorado de la vida, amante de los animales y el campo, motero. Date a conocer ¿Con que más adjetivos te podrías calificar?

Quieres conocerme un poco mejor? Léete el libro 50 PALOS …y sigo soñando. Después de leerlo vas a saber y entender un poco más lo que hay detrás de ese tipo que se hace llamar Jarabe de Palo.

Te deseamos mucha suerte con este nuevo proyecto 50 Palos, el cual nos ha gustado mucho y esperamos que triunfes en tu gira de conciertos y con las ventas de este extraordinario álbum y libro. Gracias por dedicarnos unos minutos en mi nombre y en el de todos los seguidores del Gramófono. ¡Suerte!

Muchas gracias por todo. Nos vemos en los escenarios.

LA TORMENTA

Posted on Actualizado enn

tormenta

El final de la tarde pasa cálida y apacible entre aromas florales entremezclados con olores que evocan mi memoria, olor a aceite caliente, a comida, a cenas en familia al oscurecer, a mi infancia. Todo está en calma, el bochorno y las nubes con curiosas formas, presagian tormenta. Siempre me gustaron las tormentas ligadas a la primavera y principios del verano. Esos momentos previos, la calma, la luz, el viento, los olores, el espectáculo, el misterio de la naturaleza.

La calma se ve perturbada por ligeras ráfagas de viento que cada vez se van haciendo más fuertes, los sonidos parecen tomar eco, oigo ladridos de perros, el motor de coches que pasan por la lejana carretera, voces y ruidos entremezclados. Se van formando pequeños remolinos de hojas en la calle, el viento arrecia ahora con fuerza trae hacia mi rostro aire cálido con corrientes de aire fresco. A lo lejos suenan truenos prolongando su sonido. Me encanta oír el sonido de los truenos en lontananza que van expandiéndose poco a poco, a veces me parecen cercanos a  la propia música con ese eco que se propaga por todo el cielo.

El viento comienza a traer olor a tierra mojada. Me gustaría guardar este aroma tan intenso en un frasco, y poder destarparlo de vez en cuando por su pureza, frescura y naturalidad, un aroma con memoria, tardes de verano, calor, sonrisas y tantas cosas…

Comienzan a caer las primeras gotas de lluvia, son frías,  el aire que ahora parece más calmado sigue soplando cálido y fresco a la vez. Los truenos que antes se dejaban oír en la lejanía ahora suenan con mayor contundencia, como furiosos, a lo lejos veo el resplandor de los relámpagos que iluminan las negras nubes a esta hora ya casi sin luz. Los rayos hacen formas espectaculares precedidos por el ruido sórdido y potente de los truenos. El atardecer nos regala un espectáculo inigualable, la oscuridad del cielo se ilumina con la luz de los relámpagos. La lluvia cesa, ya no hay viento, todo queda en calma, tan solo se oyen a lo lejos los sonidos de los truenos que llevarán la tormenta hacia otro lugar.

Una de las piezas musicales que mejor describe la primavera en la naturaleza, en la que irrumpe una tormenta es la Sinfonía nª6 en fa mayor op 68 más conocida como “Pastoral”de Ludwing Van Beethoven. Una música que describe por si sola mucho mejor que yo, lo que aquí he querido contar. El segundo movimiento describe una tormenta en lontananza y el tercero la tormenta en sí.

 

CON LA C: confiar. Champagne y música de fondo: Oh Darling!

Posted on Actualizado enn

Sección Champagne y música de fondo

Post en colaboración con el blog Champagne para desayunar

champagne

En Champagne y música de fondo, Ángel pone la música en su Gramófono y Champagne para desayunar las letras. Esta noche suena el tema de The beatles en la fantástica versión de The Cooltrane Quartet con tintes de jazz y la suave voz de Karen Souza.

 1

Ahí fuera aún no es de noche, ahora la oscuridad se demora un poquito más y te da dos cuerpos de ventaja antes de llegar. Cuando empecé a escribir este post, hace algún que otro domingo, llovía, hacía frío; era una de esas tardes en las que apetece quedarse al abrigo del sofá y de aquel viejo jersey de lana gruesa que la primavera ya ha mandando a galeras. Calor destilado.

Esos días en que el invierno, que aún se guardaba un golpe de efecto en la manga, se había empeñado en soltar todo el lastre de nostalgia. Quiero pensar que para dejar las alforjas vacías y listas para los almendros en flor.

Hoy, sin embargo, traigo los ojos llenos de sol y el salitre del mar pegado a los párpados, dibujando en ellos horizontes azules. Una tarde perfecta para apagar el mundo un rato, encender la luz ténue y suave del alma y disfrutar de la intimidad de ese dueto que es un “a solas con una misma”. 

Y, como en un ritual iniciático, me acerco al Gramófono y soplo el polvo de aquel disco que llevaba días esperando que le prestara mi voz para cobrar realidad, y le susurro al oído adelante, pequeño, suena para mí” Y el Jazz suave se adueña de espacio. Un saxo, una trompeta, …un voz que te mira a  los ojos mientras te saca a bailar a la pista… A LA VIDA. Qué preciosa voz esta de Karen Souza, tan delgada y sutil, caricia que contrasta con el lamento de esa letra de amor hecho jirones.

2

Crepita el vinilo como si fuera lumbre, como crepita un cigarrillo cuando lo enciendes. Como crepitan los pensamientos al roce de algunas palabras. Y, conforme The Beatles se abren paso, a través de la bellísima versión de The Cooltrane Quartet, van crepitando los míos. Nada mece más y mejor que un saxo atravesando el aire y, después, ya puedes rendirte a la voz suave de Karen aunque hable de cristales afilados.

Que las canciones tienen un enorme poder sobre las emociones es innegable. Te mueven o te acompañan, te conducen o te paran en seco….; te descorren las cortinas de tus propios pensamientos. Te cuentan de ti, del momento en el que estás. Y hoy, mientras suenan los primeros compases de este Oh darling me pregunto ¿qué te dice a ti?.

¿En que orilla del verbo confiar te encuentras?

orilla

Confiar. Precioso verbo que encierra la promesa de todos los futuros. Infinitivo absoluto del verbo amar que debería conjugarse en primera persona del plural (nosotros) y, desde luego, en recíproco.

Confiar es el juramento tácito más verdadero entre dos personas, los cimientos donde hasta un castillo de naipes cobra la solidez de la piedra antigua sobre la que puede elevarse una fortaleza. Confiar es la pared maestra de esa casa llamada “dos”.

Pero ¿hasta dónde?, ¿cuál es la medida exacta de ese impulso que no te devuelva al punto de partida ni, tampoco, atraviese todos los umbrales de la sensatez para dejarte vendido y vencido? Esa (medida) que te mueva las velas extramuros del miedo pero que conserve el corazón intacto.  Alquimia mágica ésa por la que se sabe, a ciencia cierta, que apostarlo todo al rojo no es azar, sino una jugada perfecta.

3

Uno tiende a guarecerse, alentado por los miedos que salen, como monstruos, de debajo de la cama (como cuando eras pequeño) y se alzan por encima de tu cabeza (de tu corazón ya ni te cuento) Porque, cuando un corazón se hace pedazos, cada fracción de él conservará el mismo impulso de salir corriendo lo más lejos posible de tus brazos que de arrojarse a ellos, suplicando que unas las trizas de nuevo y les des vida, como habría hecho Mary Shelley con Frankenstein.

4

¿Cómo saber si quedarse a un lado de la alambrada o pasar al otro, a pecho descubierto y con las palmas de las manos hacia arriba, cuando te dicen “confía en mí, yo nunca te haré daño”?

Lo fácil son las palabras. Lo fácil es decir confía en mí; lo difícil es cerrar los ojos y dejar caer el corazón de espaldas y sin mirar en el último segundo, seguro de que habrá unos brazos que lo recojan sin permitir que caiga al suelo.

Hay a quien no le basta, ni siquiera, tenerte a corazón abierto y meter los dedos en él para, como Santo Tomás, cerciorarse; hay, de hecho, quien ve gigantes en los molinos de viento y, como si llevara arena de otros desiertos en los ojos, no alcanza a ver lo que tiene delante y aventura traiciones fantasmas y, con ello, se traiciona a sí mismo arrancándose lo verdadero en aras de una verdad que es mentira.

5

También está “el más difícil todavía”: ser esos brazos que recogen el corazón que se entrega sin reservas, y no permitir que se caiga al suelo y se haga mil añicos. Sí, eso es lo verdaderamente difícil, saber manejar los sentimientos de otra persona con el mismo mimo con el que manejarías la más cara porcelana.

Dicen que la confianza es como una jarrón que se rompe que, aunque unas sus pedazos con el mayor esmero, jamás volverá a ser igual: su alma podrá seguir estando dentro pero, por fuera, siempre evidenciará los signos de su rotura. También hay una antigua técnica japonesa, el kintsugi, por la que se utilizan hilos de oro para reparar la porcelana rota haciéndola, así, aún más bella y fuerte.

Y, será que  yo prefiero los “rotos” a las superficies lisas y planas, pero a mi me parece que hay un acto de belleza absoluta en saber (intentar, tratar, procurar, pretender… o, al menos aprender a) recomponer un jarrón, como belleza absoluta hay en cada una de las grietas que dibujan pasados imposibles sobre una superficie castigada, dejando desnuda la memoria sin querer.

7a

 ¿Hasta dónde confiar?. Estoy segura de que lo mejor _lo más seguro_ es nadar y guardar la ropa. Pero es que yo no quiero guardar la ropa, ni siquiera la que nos quitemos cada noche absortos en el camino que dibujan los lunares de nuestra espalda.

¿Hasta donde?

No lo se

¿Hasta donde?

Dímelo otra vez

¿Hasta donde?

Hasta el SI, siempre SI.

Así que dímelo; dime, con una voz tan suave y delgada como la de la Souza mientras se columpia en este saxo de papel, que confíe en ti, que nunca me harás daño y, si me lo haces, vuelve a unir los descosidos con hilos dorados y a mentirme de nuevo, que yo… te seguiré creyendo. Al fin y al cabo, creer es lo que mueve el mundo.

Te creeré y te perdonaré, oh, darling, ¿sabes por qué? porque esto es sólo un post y aquí SÍ puedo perdonarte.

8

Oh, Darling!

[Tema de The Beatles interpretado por la suave voz de Karen Souza con la banda The Cooltrane Quartet en una versión con alma en clave de jazz]

Texto: Be_Naive autora del blog Champagne para desayunar

Música: Ángel Maíllo blog El Gramófono