OPINIÓN

AGOSTO

Posted on Actualizado enn

 

playa

El verano transcurre tranquilo entre fiestas, arena, chiringuitos, reencuentros y recuerdos. Un pequeño paréntesis en nuestra monótona existencia. En las cadenas televisivas se hace notar el vacio de contenidos e incluso  de noticias en este periodo estival, rellenando sus espacios con refritos recordando décadas pasadas.

En este agosto cálido y seco de rojos atardeceres y madrugadas serenas, los que somos de interior soñamos con volver al mar, rebozarnos en arena y broncear nuestros cuerpos, escuchar de nuevo el murmullo de las olas, el sonido de las gaviotas y el aroma a salitre. Para nosotros el mar está asociado al verano, a las vacaciones, que es cuando solemos elegir este atractivo destino para salir de nuestros paisajes de interior.

Agosto es el mes más sencillo, banal, de tránsito hacia el otoño. Me gusta complementar mis paisajes exteriores de terrazas, tumbonas y patios con música, no demasiado compleja, desenfadada, alegre, llevadera, que sirva para acompañar la futilidad de estas fechas.

Sentado en una terraza divisando a la inmensidad del mar escucho a la banda The Mulligan Brothers con el tema Cecilia. Una canción con sonido bluegrass muy agradable, idónea para una mañana de verano.

 

 

Aunque he hablado del mar, yo que soy de interior, tampoco desprecio para esta época buscar la apacibilidad en el campo o la montaña con sus colores, aromas y sonidos. También puedo buscar la paz bajo la sombra de una encina observando el horizonte con este tema legendario, Walk of life. Pero buscando algo más liviano me decanto en esta ocasión por la versión del músico estadounidense Bhi Bhiman que no es como la original pero encaja muy bien con este paisaje.

 

 

Este mes vacacional también es tiempo de nostalgia, de recuerdos de aquellos amores de verano, sentimientos profundos en estos fugaces días de verano que tan rápido pasan para el amor. Una gran canción relacionada con esta temática es la que suena a continuación, Salitre de Quique González.

 

 

El verano tiene unos colores y olores muy especiales, quizás para mí que siento y estoy cercano al sur lo relaciono con esta zona, aunque sin menospreciar otros puntos de nuestra geografía con gran riqueza paisajística. El mes de agosto me trae aromas y sonidos sureños muy nuestros, como el sonido de la guitarra en esta alegre colombiana. Colombiana de Bajo Guía.

 

 

También son muchos los que pasan estos días de agosto encerrados entre las cuatro paredes de la oficina, enterrados entre papeles, en la soledad que reina estos días en la gran ciudad. Quizás  se haga más llevadera la jornada decorando los grises y fríos colores de nuestro lugar de trabajo con música, con una alegre canción que muchos recordareis ”Gimme  hope Jo’anna que se convertiría en un himno contra el apartheid en la voz de su autor Eddy Grant. Hoy traigo una bonita versión de la cantante sudafricana Louise Carver.

 

 

Agosto se convierte, en definitiva en el mes vacacional por excelencia. Todo se paraliza. Es tiempo de retornar, revivir, reencontrar, es  buen momento para el amor, el descanso así como para descubrir nuevos paisajes diferentes a los nuestros.

 

 

MÚSICA MÁS ALLÁ DE DESPACITO…

Posted on Actualizado enn

beethoven_810_500_55_s_c1

Hoy voy a tomarme la licencia y voy a hablar de un género que no suelo tratar habitualmente en El Gramófono, se trata de la música clásica. Como sabéis este blog es un tanto ecléctico y tan pronto hablo de un grupo de country rock como de música cubana, rancheras o incluso algunas veces de géneros más actuales como por ejemplo el indie. Y es que lo que busco en la música es que me transmita algo en cada momento sin importar ni el género ni el autor, precisamente lo grande de la música es que existe una gran riqueza y variedad de autores y géneros en los que encontrar algo que te ayude a canalizar lo que sientes en un instante o circunstancia determinada.

Aunque no suelo hablar mucho de música clásica, he de confesar que siempre me gustó, quizás influenciado por mi padre que siempre ha sido un enamorado de los grandes clásicos y quieras o no escuchar durante tu niñez y adolescencia este tipo de música al final te acaba calando. Cuando era joven también entre mis cintas de cassete tenia hechas algunas selecciones de mis temas favoritos de la música clásica. La música del Barroco me gustaba mucho por aquel entonces por su colorido y elegancia especialmente compositores como Albinoni, Corelli, Haendel y especialmente el gran Antonio Vivaldi, también sentí especial atracción por El Romanticismo, un movimiento en el que se confiere una gran importancia a los sentimientos, la creatividad y quizás una de las palabras que mejor definen a este movimiento cultural es la nostalgia, ese sentimiento que todos llevamos de añoranza, ausencia, pérdida de personas o situaciones concretas de nuestras vidas de tiempos pasados, etapas pretéritas que nunca volverán, momentos, instantes que recordamos con sensaciones entremezcladas entre alegría, tristeza y melancolía.

Podría seguir hablando de otros autores y movimientos que me gustan, dentro de la música clásica, pero hoy me quiero detener en el romanticismo musical y concretamente en un autor que estuvo a caballo entre dos épocas dentro de la música, se trata de Beethoven compositor entre el clasicismo y el romanticismo, dentro de este último os quiero dejar una de mis obras favoritas, se trata del concierto Nº5 para piano en Mi bemol mayor Op. 73 y  más concretamente el segundo movimiento “Adagio un poco mosso” Según mi criterio, no muy experto en este tipo de música, este movimiento es de una extraordinaria belleza, en el mismo se establece un diálogo sereno entre piano y orquesta, un movimiento lento, pausado, evocador, nostálgico y sosegado.

Este concierto conocido popularmente como “El Emperador” seria el último de los conciertos para piano que compondría Beethoven y estaría dedicado a Rodolfo de Austria.  Sería escrito en Viena entre 1809 y 1811. Una auténtica joya os invito a que lo escuchéis.

 

VIAJAR

Posted on Actualizado enn

viajar

 

Viajar es algo que a todos o a casi todos nos gusta, sentimos interés por conocer otros lugares, gentes diferentes, costumbres, paisajes. Aunque cuando viajamos tratamos de alguna manera  salir de la rutina. Hay una frase que siempre me gustó que dice “Viajar es huir del sitio de donde se parte” y es que necesitamos, de vez en cuando escaparnos de nuestra cotidianeidad, del día a día que nos atrapa, sin dejarnos adivinar que hay más allá de nuestro monótono mundo.

Quizás uno de los mayores atractivos del viaje es este en si, como decía el escritor americano Louis L’Amoru “Lo importante no es el fin del camino, sino el camino”. Quien viaja demasiado aprisa se pierde la esencia del viaje”. De camino hacía nuestro destino atravesamos lugares de paso en tierra de nadie que observamos desde la ventanilla a mitad de camino. Lugares que parecen interesantes y que nos prometemos visitaremos con mayor detenimiento, aunque luego nunca lo hagamos, pueblos, paisajes y gentes que de alguna manera ignoramos, ya que estos no son nuestro objetivo, pues ya tenemos programado un destino.

Cuando viajo en carretera, me gustan estos sitios de paso; pueblos, bares de carretera, gasolineras, cuando me detengo en ellos puedo observar a los viajeros que van de paso, cargados de maletas, unos con la ilusión de conocer nuevos destinos, otros con ganas de llegar a ese destino conocido, donde encontrar esos días de relax necesarios para afrontar el día a día, ese paraíso en la costa o quizás ese pueblecito de donde salimos hace años al que necesitamos volver para encontrar la calma y alimentar nuestros recuerdos de niñez.

Ahora que se acerca el verano a buen seguro que muchos tendrán preparado un destino al que viajar para conocer nuevos escenarios, otras formas de vida, gentes y costumbres muy diferentes a las nuestras, en definitiva en descubrir nuevos mundos más allá del nuestro. Hace poco hice a pie algunas etapas del conocido Camino de Santiago y me fascinó esta manera de viajar, en la que existe un destino final, pero el auténtico viaje está en la etapa que se hace cada día, dándote la oportunidad de sumergirte en el propio camino, detenerte en los pequeños pueblos que encuentras a tu paso, parar a observar los extraordinarios paisajes., Un viaje  en el que no solo importa el destino sino la vivencia de cada etapa, por todos los lugares por los que pasas, rincones que de otra manera nunca conocerías, quizás un camino demasiado masificado, sobre todo en las fechas que vienen, pero existen otros muchos caminos, posiblemente no tan populares, pero con la misma filosofía, disfrutar del propio recorrido, aunque lo que menos importe sea el destino final.

En la música hay ciertas canciones que yo particularmente asocio con viajes, aunque algunas no tengan nada que ver, pero yo las llamo canciones viajeras, os dejo una pequeña muestra.

 

Tom Petty Learning to fly

 

 

Miguel Rios. el blues del autobus

 

 

Willie Nelson. on the road again

 

 

Bright eyes. another travellin’ song

 

 

steppenwolf. born to be wild

 

 

Lynyrd Skynyrd. Sweet home Alabama

 

 

 

¡Buen viaje!

MÚSICA Y MODAS

Posted on Actualizado enn

talent

En esta era cargada de tecnología, en la que todo el  mundo es reportero de bolsillo con su teléfono, haciendo públicas imágenes en las redes sociales muchas veces rayando lo macabro. En esta era en la que todos queremos saltar a la fama a cualquier precio de una u otra manera aunque no tengamos ninguna cualidad que mostrar al público, proliferan programas para buscar pareja, delante de una nutrida audiencia, no sé si los participantes de estos programas buscan su media naranja o simplemente unos minutos de gloria televisiva.

Hace poco leía una entrevista que le hacían a Pau Donés, al cual tuvimos el honor de haber entrevistado en este blog, en la cual decía que gran parte de los cantantes actuales son un producto de marketing en el que se nos ofrece, como si de un pack se tratara,  un personaje con su  imagen, su vida sentimental, sus circunstancias, su colonia y demás artículos promocionales, cuando como decía Pau, lo único que nos debe importar es su música y en esto coincido con él. Si os dais cuenta en los concursos televisivos en busca de nuevas estrellas musicales, el personaje se va gestando desde el propio concurso convirtiéndose en un objeto de alquiler por parte de la productora del programa que maneja a su antojo a dicho personaje para tratar de lanzarle a fama.

Quizás la proliferación de herramientas mediáticas, así como de los modelos televisivos que se propagan como una plaga en las cadenas, los llamados “Talent Show”, hacen que la música se convierta en eso, un show, que vemos cada noche en cualquier cadena, cuando la música es algo más profundo e íntimo que todo eso. La televisión actual, como ya hemos afirmado en algunas de nuestras entradas, no es precisamente el medio que más y mejor promocione la buena música.

Yo ajeno, como casi siempre, a las modas musicales, estoy escribiendo esta entrada en una calurosa tarde a las puertas del cálido verano, la música me transporta hacia el sur profundo, siempre luminoso, colorido, pobre, misterioso y fascinante, hacia tierras de África sus áridos desiertos con su silencio, su vacio, su inmensidad. Escucho a la banda Orchestra Baobad originaria de Senegal por un momento una ráfaga de viento cálido entra por mi ventana visualizo paisajes de arena, cielos rojizos, siluetas de palmeras en la lejanía. Senegal es cuna de extraordinarios músicos, La Orchestra Baobad es una banda de fusión afrocubana, escucho una suave melodía con ritmo de bolero entremezclados con sonidos de África es una música serena, melancólica y de una gran belleza bajo el título de Utrus Horas. Lo bueno de la música es que tenemos la opción de elegir y no seguir los dictados de las modas.

Orchestra Baobad, Utrus Horas

 

ESPECTÁCULOS MUSICALES, DESPACITO Y EUROVISIÓN.

Posted on Actualizado enn

 

DESPACITO2

En estos últimos días asisto asombrado a espectáculos extraños, dentro del mundo de la música. Abro el periódico en la sección cultural, leo una noticia que dice; la canción Despacito, interpretada por Luis Fonsi y Daddy Yankee se ha convertido en número 1 en las principales listas de éxito de Estados Unidos, la canción registró 54,3 millones de reproducciones por medio de streaming durante la pasada semana. Me alegro mucho por Luis Fonsi y su discográfica, así como por el hecho de que una canción en habla hispana encabece la prestigiosa lista Billboard Hot 100.

Pero he de decir, en honor a la verdad, que yo particularmente, detesto esta canción de la que no me puedo deshacer, la escucho, en la radio, en el supermercado, en la televisión, en la sala de espera, con ese monótono y machacante ritmo reggaeton carente de originalidad y con pocas virtudes musicales. Que me perdonen los fans del señor Fonsi pero es mi humilde opinión. Después de leer esta noticia sigo pensando que en la música como en otros artes prevalecen los intereses comerciales ante la calidad y este es un claro ejemplo, ya que según mi punto de vista, es incomprensible que esta canción haya alcanzado tales cotas de popularidad.

Continuando con espectáculos musicales, la semana pasada, pude ver como telespectador, parte del festival de eurovisión, después de muchos años, el motivo no fue otro que la visita de unos buenos amigos, los cuales son muy aficionados a dicho festival. Este sigue siendo un espectáculo de luz y sonido en el que tampoco prima la calidad musical y el criterio para las votaciones se basa en afinidades entre países y la historia personal que hay detrás de los participantes, es decir en todo menos en la calidad musical, creo que se conoce al ganador antes de la celebración del citado festival.

La verdad ante tal panorama musical, sigo aislándome en mis listas de reproducción, que no responden a criterios comerciales sino a mis propios gustos, en las que tienen cabida desde temas de los años 50 hasta algunas canciones actuales. Después de tanta negatividad me alegra ver dentro de las novedades musicales del momento algunos nombres como el de Sole Gimenez con un disco libro llamado “Hombres sensibles” en el cual la cantante interpreta con la delicadeza y elegancia a la que nos tiene acostumbrados grandes temas acompañada por otros artistas como Victor Manuel, Pedro Guerra o Teo Cardalda entre otros muchos. Y es que la voz de Sole Giménez es única, suave, aterciopelada muy diferente a la de otras que quieren emular sin demasiada fortuna a las grandes voces del soul, sin embargo Sole Gimenez no tiene que forzar su voz y no tiene que imitar a nadie.

También me ha sorprendido gratamente el nuevo disco de Mikel Erentxun, El Hombre sin sombra, que día día va consiguiendo mayor notoriedad en el panorama musical, despojándose definitivamente del gran lastre de su antigua banda Duncan Dhun, un gran disco, muy recomendable. Tal y como está el panorama musical con lo aquí expuesto anteriormente, no todo está perdido, todavía quedan buenos músicos.

 

Sole Gimenez & Chabuco

 

 

 

Mikel Erentxu cicatrices

 

IF NEEDED YOU

Posted on Actualizado enn

TOWNES2

¿Nos ha ocurrido nunca que se os mete una canción en la cabeza y no para de sonar en tu interior? A mi me ocurre con bastante frecuencia, como si llevara un dispositivo musical en mi interior con el que puedo oír nítidamente las notas musicales de algunas canciones, que por cualquier motivo mi propio interior elige caprichosamente y suena con insistencia. Afortunadamente suelen ser grandes canciones, esas que perduran en el tiempo, las que no tienen fecha de caducidad., sólo algunas veces debido a la insistencia pertinaz de los medios se queda grabada en mi mente alguna canción odiosa tipo reggaetón que por estar de moda la oímos hasta la saciedad y la hartura. Cuando esto pasa, trato de resetear mi dispositivo interno para eliminar para siempre esa odiosa canción.

Hoy, quizá debido al día gris y lluvioso mi subconsciente me conduce hacía la melancolía con una bonita canción de la que se han hecho multitud de versiones, como siempre he defendido, cuando un tema tiene muchas versiones debe ser por algún motivo y efectivamente el motivo es que es una gran canción “If needed you”, una balada country escrita por Townes Van Zandt. Yo conocí este tema en la dulce voz de Emylou Harris en una extraordinaria versión interpretada junto a Don Williams que Harris incluiría en su álbum “Cimarron” publicado a principios de los 80. Cuando me gusta una canción intento investigar sobre el autor de la misma, así como las versiones que existen, fue entonces cuando descubrí a su autor, Townes Van Zandt un cantautor nacido en Texas, no demasiado conocido entre el gran público, pero con un gran valor, sobre todo como compositor. Aparte del tema que hoy nos ocupa If needed you, Zandit es el compositor de la conocida canción Pancho and Lefty que se haría muy popular en la voz del gran Willien Nelson.

Como suele suceder, fue después de su muerte a finales de los 90 cuando,  se puso en valor, (como dicen ahora los políticos) la  obra de este gran músico. Hoy la canción que traigo es If Needed you, de la cual, como ya he dicho, existen multitud de versiones, yo particularmente quiero destacar la de Emylous Harris, así como la del propio autor Townes Van Zandt.

La original interpretada por su autor Townes Van Zandt

 

Emylou Harris y Dom Williams

 

Una versión más actual Munford and Sons

 

 

Blitzen Trapper